Desafortunadamente, nunca sabremos qué pioneros ska-punks Sublime podría haber logrado Llena de alegría, anarquía y demonio, la historia de la montaña rusa de la banda es legendaria, pero la muerte prematura del líder Bradley Nowell, solo dos meses antes del lanzamiento del tercer álbum homónimo de Sublime, significaba que no podían cosechar los beneficios de uno de los mejores álbumes de ska-punk.

Escucha el tercer álbum homónimo de Sublime ahora mismo.

La muerte de Nowell, con solo 28 años, truncó brutalmente ocho años sólidos de pago de cuotas, que comenzaron cuando los amigos de la infancia Floyd “Bud” Gaugh (batería) y Eric Wilson (bajo) comenzaron a tocar juntos en su traje de la escuela secundaria de Long Beach, The Juice Bros : un grupo formativo que también contó con el futuro gerente de Sublime, Michael Happoldt.

Ampliando sus horizontes

En esta etapa, los jóvenes californianos eran fanáticos exclusivamente punk, pero cuando se hicieron amigos del guitarrista / vocalista Nowell, sus horizontes se ampliaron significativamente. Un joven músico con gustos católicos, Nowell presentó a sus nuevos amigos el reggae, el ska y el hip-hop, que pronto serían detectables en el ADN de su trío recién formado, Sublime, cuando pisaron las tablas por primera vez durante el verano de 1988.

Similar a los contemporáneos californianos como Chiles rojos Picantes y el novato Sin duda, Sublime se dedicó a crear un sonido original mediante la polinización cruzada de los estilos musicales que amaban. Sin embargo, su escandaloso ska-punk inicialmente tuvo un atractivo selectivo y su base de fans naciente solo creció más allá del sur de California después de que lanzaron su álbum debut, 40oz To Freedom, a través de la propia impronta Skunk Records de Nowell en 1992.

Un éxito inesperado, 40oz To Freedom siguió siendo un fenómeno subterráneo hasta que la estación de rock de Los Ángeles KROQ retomó su pista clave, “Date Rape”, lo que llevó a Sublime a asegurar un acuerdo con la rama de MCA Gasoline Alley y lanzar un segundo esfuerzo de larga duración, Robbin ‘The Hood, en 1994. Lo-fi y experimental en diseño, el álbum se perdió las listas, pero la constante gira de la banda aseguró que su perfil continuara aumentando.

“Un género y un sonido totalmente propio”

El trío de Long Beach reparado a Willie NelsonEl estudio de Austin, Texas, a principios de 1996 para grabar su tercer álbum homónimo con los productores David Kahne y Paul Leary de Butthole Surfers en los controles. Con su predilección por festejar en el estudio, las sesiones fueron volátiles y anárquicas, pero aunque la vela estaba bien quemada en ambos extremos del proceso, el registro con el que surgieron fue ejecutado sin temor y lleno de energía loca.

Al demostrar que el talento toma prestado pero que el genio roba, Sublime demostró que Nowell y compañía habían desarrollado un regalo parecido a una urraca para crear algo único suyo a partir del mejor material de origen. El melodioso ‘What I Got’ y el suave “Doin ‘Time” navegaron peligrosamente cerca del viento cooptando melodías claramente obtenidas de Los Beatles“Lady Madonna” y el famoso “Verano” de George Gershwin, respectivamente. Sin embargo, ambas pistas todavía tenían rayas de excelencia inconformista en sus propios términos, al igual que “Garden Grove”, “Pawn Shop” y “Wrong Way”, que desplegaron ritmos y muestras estratégicas, fusionándolos con elementos de punk, ska y los más pesados. Doblaje jamaicano con una habilidad que recuerda a Beastie BoysBoutique de Paul.

“Una banda con una gran promesa, y la confianza para cumplirla”

Lamentablemente, aunque todos los interesados ​​sabían que estaban en algo bueno, nunca tuvieron la oportunidad de disfrutar del botín. Con el álbum en lata y el lanzamiento programado para el 30 de julio de 1996, la banda volvió a la carretera, pero después de un show en Petaluma, California, el 24 de mayo, Bradley Nowell murió de una sobredosis de drogas, a los 28 años.

Comprensiblemente devastado por la muerte de su amigo, Gaugh y Wilson prontamente llamaron al final de la banda. Si bien eso significaba que MCA se quedó para promocionar a Sublime sin que un grupo lo respaldara, el registro simplemente cobró vida propia.

Los comentarios de Rolling Stone (“el material de una banda con una gran promesa y la confianza para cumplirlo, si eso fuera posible”) y Spin (“un trabajo seguro de un artista que acaba de llegar a la suya”) señalaron que álbum exudaba un atractivo general. Esto pronto demostró ser exacto cuando el sencillo principal “What I Got” superó la lista de Modern Rock de Billboard, después de lo cual Sublime alcanzó el número 13 en el Billboard 200 y siguió vendiendo, y finalmente se volvió quíntuple-platino en los Estados Unidos a fines de 1999.

A pesar de la tragedia personal que rodea su creación, el tercer álbum homónimo de Sublime ha crecido en estatura desde entonces. Regularmente citado como una piedra de toque de rock alternativo de los 90, sigue siendo un álbum de catálogo popular y ha sido reeditado varias veces. Más recientemente, uno de los fanáticos más destacados de la banda, Lana del Rey, publicado una aclamada versión de ‘Doin’ Time ‘. Sus pensamientos sobre la canción hacen eco de las razones por las cuales los fanáticos aún buscan a la banda hoy:

“No pasa un día sin que escuche al menos una canción de Sublime”, dijo. “Ellos personificaron el ambiente de SoCal e hicieron un género y un sonido totalmente propio”.

El tercer álbum homónimo de Sublime Se puede comprar aquí.

Escucha lo mejor de Sublime en Apple Music y Spotify.