El Salvador: perspectivas políticas hacia las elecciones 2021

Nayib BukeleNayib BukeleCon tan solo 37 años, el candidato Nayib Armando Bukele Ortez se convirtió en el presidente más joven de la historia de El Salvador, logrando el 53,1% de los votos válidos en las elecciones presidenciales.

Por Ariel Andrade,

El 4 de mayo de 2019, mientras aún me desempeñaba como Embajador de El Salvador en India, tuve una oportunidad única en mi vida como diplomática (gracias a Carmen, una maestra salvadoreña que vive en Mumbai):

En el Safdar Studio de Nueva Delhi, un grupo de teatro indio que aún no conocía presentaba una obra de la que nunca había oído hablar antes, que trataba un tema que nunca imaginé que sería objeto de atención en la India: El Salvador en la década de la década de 1970.

La pieza se titula Un campesino de El Salvador (Gould y Stearns, 1982) y es la historia de Jesús, un campesino salvadoreño (cualquier campesino) que enfrenta las experiencias más duras como resultado de la dictadura militar, que durante décadas arrastró al país. un camino que condujo a la guerra civil (1980 a 1992), la época más oscura que ha tenido que vivir mi país.

Presidentes de El Salvador, El SalvadorPresidentes de El Salvador, El SalvadorPresidentes de El Salvador, El SalvadorPresidentes de El Salvador (de izquierda a derecha): Alfredo Cristiani (1989-1994), Armando Calderón Sol (1994-1999), Francisco Flores (1999-2004), Elías Antonio Saca (2004-2009), Mauricio Funes (2009- 2014,) Salvador Sánchez Cerén (2014-2019), y Nayib Bukele (2019-2024).

La obra está interpretada por tres magníficos artistas: Meher Acharia-Dar, Pramod Pathak y Suhaas Ahuja, bajo la dirección del fantástico QTP (Quasar Thakore Padamsee), quienes en 80 minutos logran mostrar con gran realismo, la vida en mi país en esos años desastrosos. Si alguna vez tiene la oportunidad de asistir a esta obra, se sentirá conmovido. Lo recomiendo altamente.

Desde entonces, ha estado revoloteando en mi mente cómo explicarle a cualquier indio, la forma en que un pequeño país a 16.000 kilómetros de Nueva Delhi llegó a circunstancias tan horribles, donde los hermanos se mataban unos a otros de formas indescriptibles, y cómo en 1992, cuando nosotros Estuvimos en el fondo de ese infierno, pudimos detener la locura e iniciar un proceso de pacificación que ha sido ampliamente celebrado por la comunidad internacional.

Posguerra: ascenso y caída del bipartidismo

Al finalizar la guerra civil en El Salvador (16 de enero de 1992), se inauguró la etapa más importante de la vida política del país: el establecimiento de una democracia plena, que provocó profundos cambios en el sistema político a través de reformas a la Constitución promulgada. en 1983, lo que también permitió el retorno a la democracia después del último golpe de Estado de 1979.

En este marco, a los actores políticos reunidos bajo los colores del FMLN se les permitió participar legalmente en la política partidaria del país y competir en igualdad de condiciones. Esto hizo posible, entre otras cosas, un espectro político más amplio y la alternancia en el ejercicio del poder, tanto en el gobierno central, como en el parlamento y los gobiernos locales.

Entre 1989 y 2009, hubo cuatro gobiernos de ARENA, partido de derecha que originalmente lideró la lucha anticomunista y luego abrigó su propia mezcla de republicanismo y nacionalismo, que en definitiva es conservadurismo, y que introdujo económicamente el neoliberalismo en el país. . En el ámbito diplomático, se destacaron por su alineación con la política exterior estadounidense en el hemisferio, y por un fuerte sesgo ideológico en las relaciones diplomáticas.

Entre 2009 y 2019, dos mandatos fueron gobernados por el FMLN, partido de izquierda, que originalmente era una alianza anti-dictadura que incluía a marxistas (leninistas, trotskistas, maoístas), así como a socialdemócratas y socialcristianos, entre otros. Con el tiempo, se convirtió en un partido socialista, más parecido al socialismo del siglo XXI que a otros tipos de socialismo. Económicamente, abogaron por el desmantelamiento del neoliberalismo, y en el ámbito diplomático, por una política exterior pragmática y abierta al mundo.

Estos dos partidos, ARENA y FMLN, constituyen el núcleo de lo que se conoce como el bipartidismo de la posguerra en El Salvador, dado que ambos atrajeron la mayor parte de la simpatía del electorado nacional desde la década de 1980, a pesar de la existencia de muchas alternativas.

Un resultado muy importante del bipartidismo fue la agudizada polarización política de la sociedad salvadoreña, que, en un círculo vicioso, desencadenó la ingobernabilidad de los gobiernos de entonces, especialmente en la última legislatura de ARENA y la última del FMLN. Los participantes activos en esta dinámica conflictiva también fueron muchos medios ideológicamente sesgados, así como muchas organizaciones de la sociedad civil.

Esto, unido a su ineficacia para resolver los grandes problemas de las personas como la violencia, el desempleo y la migración irregular, cimentó la decepción de sus propios votantes y el terreno fértil para una alternativa a dicho bipartidismo: el presidente Nayib Bukele.

Nayib Bukele

En la noche del domingo 3 de febrero de 2019, lo que predijeron muchas encuestas se confirmó rápidamente:

Con tan solo 37 años, el candidato Nayib Armando Bukele Ortez se convirtió en el presidente más joven de la historia de El Salvador, logrando 53.1% de votos válidos en las elecciones presidenciales y una ventaja superior al 21% sobre su competidor más cercano, el candidato de ARENA, y casi un 40% por encima del tercer competidor, el candidato del FMLN. Para ser claros, el presidente Bukele obtuvo casi un 7% más que estos dos candidatos combinados.

El 3F, como llaman a esa fecha los seguidores del presidente Bukele, cerró un proceso que supuestamente inició en 2017, cuando fue expulsado de las filas del FMLN por desafiar los principios del partido (entre otros motivos), siendo en ese momento, el alcalde de San Salvador (ciudad capital) y al mismo tiempo, el político más popular del país.

Este derrocamiento le permitió distanciarse de los fracasos atribuidos a los gobiernos del FMLN e iniciar un movimiento entonces no partidista denominado Nuevas Ideas (nuevas ideas) para liderar una cruzada contra los partidos políticos tradicionales, a saber, ARENA y FMLN (a quienes apodado Los mismos de siempre: Lo mismo de siempre), destacando señas de identidad como su propia juventud y la de su movimiento, su lucha contra la corrupción (Devuelvan lo robado: Devuelvan lo robado) y su efectividad como alcalde (El dinero alcanza cuando nadie roba: Basta dinero cuando nadie roba); cosechando el pragmatismo ideológico y el desencanto con los partidos tradicionales del pueblo.

Mención especial merece su magistral uso de las redes sociales como su principal (casi única) plataforma de comunicación y el uso de fuertes simbolismos (él mismo como un tipo genial y seguro de sí mismo, una golondrina como emblema, el cian como color de su movimiento y un eslogan pegadizo: Hagamos historia -Hagamos historia-). No es extraño que algunas personas lo nominen como el primer presidente millennial de la historia.

Cabe señalar que para ser elegido, el presidente Bukele tuvo que registrarse en el último minuto con el partido GANA (centro-derecha), luego de que sus dos primeros intentos (partidos Nuevas Ideas y Cambio Democrático) fueran rechazados por el tribunal electoral.

Asimismo, llegó a la presidencia sin el apoyo de una bancada legislativa fuerte (solo 11 de 84 diputados), por lo que sus dos primeros años de gobierno han estado marcados por un profundo desacuerdo y enfrentamiento constante con la Asamblea Legislativa y el resto de poderes del Estado. el estado.

Muchos de sus oponentes etiquetan al presidente Bukele como un líder populista, a la par de los principales líderes populistas del hemisferio; quien asienta su popularidad en un estilo mesiánico de gobierno y una enorme máquina de comunicación, sin embargo, sus índices de aprobación no han dejado de mantenerse en niveles elevados (entre el 80% y el 90%, según diversas encuestas).

Elecciones 2021

Dos años después, el 28 de febrero de 2021, se llevarán a cabo nuevas elecciones para autoridades legislativas y municipales. Diez partidos políticos competirán, incluidos los tres con los que el Presidente estuvo relacionado en su carrera a la presidencia, y que constituirán el núcleo de su bancada legislativa: Nuevas Ideas, Cambio Democrático y Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA ).

La campaña electoral ha sido larga y numerosos temas han sido planteados por la oposición: autoritarismo, negación de la historia, militarización de la sociedad, hostigamiento mediático, mala gestión de la pandemia del COVID 19, incumplimiento de promesas, supuestos actos de corrupción, malas decisiones de política exterior, etc. .

No obstante, todas las encuestas serias prevén un resultado aplastante a favor de quienes respaldan al presidente Bukele, lo que posiblemente permita que sus partidos de apoyo alcancen la mayoría calificada crucial (56 votos) en las elecciones de la Asamblea Legislativa y ganen la mayoría de las ciudades principales en las elecciones municipales. .

Un resultado de esta magnitud tendrá muchos alcances posibles, sin embargo el más relevante es que consolidará la legitimidad del presidente Bukele, reduciendo los partidos tradicionales a la irrelevancia política y confirmando el inicio de una nueva era en la política nacional.

Asimismo, este resultado le dará a su gobierno la gobernabilidad que no tuvieron los tres últimos gobiernos, lo que en teoría allanará el camino para que se cumplan sus promesas electorales, reforzando aún más su popularidad y apoyo masivo.

En el otro extremo, voceros de la oposición señalan que dicho resultado conducirá a cambios en la Constitución para la perpetuación en el poder del movimiento liderado por el presidente Bukele, especialmente promoviendo su reelección, que ha sido constantemente negada por voceros oficiales.

Sin embargo, antes incluso de pensar en eso, conviene analizar cómo el presidente Bukele va a afrontar los problemas más graves que se avecinan en el horizonte cercano: inmunización contra COVID 19, recuperación económica, déficit fiscal, consolidación de la estrategia de seguridad, migración irregular, lucha contra la corrupción. , relación con el nuevo gobierno de Estados Unidos, etc.

Confío en que seremos capaces de analizar estos temas a medida que surjan, porque como dijo el ex presidente de los Estados Unidos, Dwight Eisenhower, “la política debe ser la profesión a tiempo parcial de todo ciudadano que proteja los derechos y privilegios de personas libres y que preserven lo bueno y fecundo de nuestro patrimonio nacional ”.

No puedo concluir este artículo sin expresar mi agradecimiento al Pueblo y Gobierno de la India, por el titánico esfuerzo humanitario que han realizado a través de la iniciativa Vaccine Maitri que ha permitido a muchos países del mundo, incluido El Salvador, acceder a las tan necesarias vacunas para derrotar la pandemia de COVID 19.

¡No hay duda de que la India sabe cómo estar del lado del hermano que más lo necesita!

De todo corazón, muchas gracias India.

(El autor es ex Embajador de El Salvador en India y Director Gerente del Grupo 108. Puede ser contactado en arielandrade@108ca.com Las opiniones expresadas son personales).

Obtenga precios de acciones en vivo de BSE, NSE, mercado de EE. UU. Y el último NAV, cartera de fondos mutuos, consulte las últimas noticias de OPI, las OPI de mejor rendimiento, calcule sus impuestos con la calculadora de impuestos sobre la renta, conozca los principales ganadores del mercado, los principales perdedores y los mejores fondos de capital. Me gusta en Facebook y síguenos en Twitter.

Financial Express ahora está en Telegram. Haga clic aquí para unirse a nuestro canal y mantenerse actualizado con las últimas noticias y actualizaciones de Biz.