Google dio la victoria en la batalla de la Corte Suprema con Oracle

La Corte Suprema falló a favor de Google en su caso de alto perfil contra Oracle. Crédito de la foto: Joe Ravi

En una decisión que podría tener un impacto de gran alcance en la industria de la música en el futuro, la Corte Suprema ha determinado que la copia de unas 11.500 líneas del código Java de Oracle por parte de Google constituía un uso legítimo.

La Corte Suprema se pronunció recientemente sobre el caso de alto perfil, y los jueces Roberts, Sotomayor, Kagan, Gorsuch y Kavanaugh se unieron a la opinión del juez Breyer. (El juez Barrett no consideró ni decidió sobre el asunto, mientras que el juez Thomas presentó una opinión disidente, a la que se unió el juez Alito). Según el programa de estudios del caso, «Google copió aproximadamente 11.500 líneas de código de» Java para permitir a los muchos programadores que Estás familiarizado con el lenguaje para desarrollar programas para Android.

Un tribunal federal determinó que las líneas del código en cuestión eran protegidas por derechos de autor, pero un jurado procedió a determinar que el código derogado constituía un uso legítimo. Finalmente, el Circuito Federal anuló el último fallo, «concluyendo que la copia de Google no era un uso justo como cuestión de ley». La Corte Suprema, por su parte, asumió «por el bien del argumento que las líneas copiadas pueden tener derechos de autor» y se centró principalmente en si el uso en cuestión calificaba como uso legítimo.

Y al hacerlo, la Corte Suprema examinó «los cuatro factores rectores establecidos en la disposición de uso justo de la Ley de derechos de autor», incluido el carácter / propósito del uso, el tipo de trabajo protegido por derechos de autor, la cantidad / parte del trabajo utilizado, » y el efecto del uso sobre el mercado potencial o el valor de la obra protegida por derechos de autor «.

«La naturaleza del trabajo en cuestión favorece el uso legítimo», indica el programa de estudios, y señala que «como parte de una interfaz, las líneas copiadas están intrínsecamente vinculadas con ideas sin derechos de autor (la organización general de la API) y la creación de nuevas creatividades expresión (el código escrito de forma independiente por Google).

«A diferencia de muchos otros programas informáticos, el valor de las líneas copiadas se deriva en gran parte de la inversión de los usuarios (en este caso, programadores informáticos) que han aprendido el sistema API».

Luego, el documento vincula el factor guía de carácter / propósito a la naturaleza «transformadora» (o falta de ella) del uso, un punto que se juega de manera prominente en múltiples casos de infracción de derechos de autor de «uso justo» de la industria de la música.

“Google copió solo lo que se necesitaba para permitir a los programadores trabajar en un entorno informático diferente sin descartar una parte de un lenguaje de programación familiar”, continúa el programa de estudios. “Google copió aproximadamente 11.500 líneas de código de declaración de la API… Sin embargo, esas 11.500 líneas son solo el 0,4 por ciento de toda la API en cuestión, que consta de 2.86 millones de líneas en total.

“Google copió estas líneas no por su creatividad o belleza, sino porque permitirían a los programadores llevar sus habilidades a un nuevo entorno informático de teléfonos inteligentes. El factor de «sustancialidad» generalmente pesará a favor del uso legítimo cuando, como aquí, la cantidad de copias estuvo ligada a un propósito válido y transformador.

“El Tribunal concluye que la copia de la API por parte de Google para volver a implementar una interfaz de usuario, tomando solo lo que se necesitaba para permitir que los usuarios pusieran a trabajar sus talentos acumulados en un programa nuevo y transformador, constituía un uso justo de ese material como cuestión de derecho. ”, Concluye el programa de estudios.

Profundizando brevemente en la opinión del juez Breyer, el uso legítimo es un concepto “flexible” y “los tribunales deben aplicarlo a la luz de los objetivos a veces conflictivos de la ley de derechos de autor, y que su aplicación puede variar según el contexto.

“Y así como el uso justo tiene en cuenta el mercado en el que se compran y venden guiones y pinturas, también debe tener en cuenta la realidad de cómo se crean y difunden las obras tecnológicas. No creemos que un enfoque cercano a ‘todo o nada’ sea fiel al diseño general de la Ley de Derechos de Autor.

“Llegamos a la conclusión de que en este caso, en el que Google volvió a implementar una interfaz de usuario, tomando solo lo que se necesitaba para permitir que los usuarios pusieran a trabajar sus talentos acumulados en un programa nuevo y transformador, la copia de Google de la API de Sun Java fue un uso justo. de ese material como cuestión de derecho «.