Grayscale publica una hoja de ruta para convertir sus productos en ETF criptográficos

Después de varios intentos en años anteriores, Grayscale ha renovado su impulso para lanzar un fondo cotizado en bolsa de Bitcoin en los mercados de activos estadounidenses. Según una hoja de ruta del lunes, dos de sus fondos, GBTC y ETHE, están en la lista corta para convertirse en ETF adecuados. Sin embargo, la compañía no ha indicado ningún esfuerzo concreto, como presentar una nueva solicitud ante la SEC, ni ha proporcionado plazos significativos para estos planes.

Grayscale es uno de los principales proveedores de exposición a las criptomonedas en los mercados tradicionales, y opera varios fondos fiduciarios para las principales criptomonedas. Estos fondos tienen criptomonedas como Bitcoin (BTC), Ethereum (ETH), Bitcoin Cash (BCH) y muchas otras, y emiten acciones que se espera reflejen el valor de los activos subyacentes.

Según la hoja de ruta de Grayscale, cada fondo fiduciario se divide en cuatro categorías de desarrollo. La primera es la fase de “colocación privada”, en la que los fondos solo están disponibles para la venta y compra en acuerdos extrabursátiles con la empresa.

La segunda categoría es para las acciones que cotizan en bolsa en los mercados secundarios, lo que significa que los fondos fiduciarios reciben un símbolo de cotización y se vuelven negociables por el público. Los fondos fiduciarios para Bitcoin Cash, Litecoin (LTC) y Ethereum Classic (ETC) entran en esta categoría. Finalmente, los fideicomisos más avanzados logran el estatus de “reporte SEC”, comprometiéndose a la divulgación periódica de sus balances y operaciones a la Comisión de Bolsa y Valores. Actualmente, solo los fideicomisos de Bitcoin y Ethereum están informando a la SEC.

El último y más codiciado estado es el de un ETF, un fondo líquido y totalmente regulado. Los ETF se utilizan comúnmente para exponerse a índices o cestas de activos en los mercados de valores de EE. UU. Los ETF generalmente tienen tarifas de administración más bajas, logran un alcance más amplio que los fideicomisos y están diseñados para seguir su valor liquidativo, o NAV, muy de cerca. Los productos de Grayscale son particularmente débiles en ese aspecto, ya que GBTC se ha negociado constantemente con una prima muy significativa sobre el valor del Bitcoin que tenía.

La prima de GBTC se ha derrumbado recientemente para convertirse en una penalización, y actualmente cotiza un 10% por debajo del NAV. La pérdida de esta prima, junto con la dura competencia de Purpose Bitcoin ETF en Canadá, puede haber impulsado a Grayscale a la acción.

La promesa de un ETF de Bitcoin ha sido una de las narrativas impulsoras de Bitcoin desde aproximadamente 2017, cuando Grayscale intentó por primera vez solicitar un ETF ante la SEC. Los reguladores han rechazado constantemente estas presentaciones, a menudo citando la naturaleza no regulada de la infraestructura de Bitcoin como el principal obstáculo a superar. La solicitud de Bitwise para un ETF de Bitcoin fue una de las motivaciones para publicar su informe sobre el volumen de intercambio en 2019, donde afirmó que hasta el 90% del volumen informado era de hecho inexistente. La compañía utilizó este argumento para afirmar que la mayor parte de la formación de precios de Bitcoin se produjo en intercambios regulados, pero eso no convenció a los reguladores en ese momento.

Una corriente de presentaciones de ETF de Bitcoin por parte de compañías como VanEck, WisdomTree y SkyBridge continuará en 2021, y Grayscale ahora también vuelve a ingresar al redil. Dada la larga historia de rechazos, la compañía cubrió su promesa de ETF al señalar que «el momento será impulsado por el entorno regulatorio». La aceptación institucional y la infraestructura han avanzado enormemente desde los últimos intentos de Grayscale, aunque se desconoce si esto finalmente influirá en la SEC para que acepte su primera solicitud.