James Jamerson realmente no vivió lo suficiente como para disfrutar del centro de atención que más tarde brilló en los Funk Brothers, los músicos que fueron la esencia del sonido de Motown. Murió el 2 de agosto de 1983, a la edad de solo 47 años. Pero al menos, en estos días, muchas más personas conocen su nombre y la marca indeleble que hizo en la primera década de la etiqueta.

Nacido el 29 de enero de 1936 cerca de Charleston, Carolina del Norte, Jamerson hizo su mudanza fatídica a Detroit con su madre cuando tenía 18 años, en 1954. Originalmente era un estudiante del contrabajo, pronto estaba tocando en clubes locales, y cuando Berry Gordy abrió su estudio de Hitsville USA en 1959, Jamerson se convirtió en un accesorio.

Él y sus compañeros músicos se referían a sí mismos como los Funk Brothers, aunque si se les acreditaba en esos días, era como los Soul Brothers). James y sus cohortes prácticamente vivían en el Estudio A, el espacio que llamaban Snakepit. Junto a Benny Benjamin, Earl Van Dyke, Richard “Pistol” Allen, Joe Hunter, Paul Riser, Robert White y muchos otros, ayudó a tejer el tejido mismo del sonido imponente e infeccioso de Tamla Motown.

A lo largo de la década de 1960, Jamerson agregaría sus líneas de bajo autorizadas y funky a la gran mayoría del catálogo en constante expansión de la compañía. Esta era la época en que los músicos que tocaban en fechas récord casi nunca eran acreditados en la manga, y aunque tocaba en muchos otros éxitos después de abandonar Motown a principios de la década de 1970, falleció en gran medida en la oscuridad.

Pero incluso si la mayoría de los fanáticos de los discos más allá del conocimiento de Motown nunca lo supieran pionero pasado por alto, la impronta sónica de la etiqueta habría sido muchísimo más pobre sin él. El libro de 1989 de Allan Slutsky, Standing In The Shadows Of Motown, comenzó el proceso dando a los hermanos Funk su reconocimiento adecuado, inspirando el documental de 2002 que realmente puso su nombre en el ojo público. Lamentablemente, todo llegó demasiado tarde para que Jamerson fuera testigo.

Aquí hay una lista de reproducción de algunos de sus mejores momentos, comenzando con el primer lado de Motown en el que definitivamente se sabe que jugó, los milagros“Way Over There”, lanzado a principios de 1960. Elegimos algunos momentos destacados indelebles y cortes menos conocidos de una sesióngrafía que es casi un Motown AZ en sí mismo, incluida la posibilidad de revivir lo que debe haber sido en Snakepit, con su increíble parte de bajo aislado de los cuatro tops“Bernadette”.

Escucha la lista de reproducción James Jamerson de uDiscover Music en Spotify.