La entrevista de Dirty Nil: como hicimos Fuck Art

Los Dirty Nil siempre han sido forasteros. “Nunca nos ha importado una mierda ser cool”, dice desafiante el vocalista y guitarrista Luke Bentham. «Nuestros fans nos aman no por una moda o por lo de moda que estamos, están en el universo que construimos ladrillo a ladrillo». La banda tiene algunos lemas, y «ladrillo a ladrillo» es uno de ellos. Otro es: «Si no estás sangrando, no lo estás intentando».

Esos dos refranes los han llevado a través de un ascenso lento de 14 años que los ha llevado al lanzamiento de su cuarto álbum, Fuck Art. A veces, sin embargo, parecía que sus sueños estaban destinados a no hacerse realidad.

Bentham formó la banda con el baterista Kyle Fisher en 2006 (el bajista actual Ross Miller se unió en 2017) en su ciudad natal de Dundas en las afueras de Hamilton, Ontario. Inicialmente, había muy poco apetito en la escena local por el estilo de Nil de «aullando fuerte», power-pop chispeante y rock’n’roll endeudado con el punk. Durante años la banda fue ignorada por la prensa, mientras que sus compañeros los superaban en todos los sentidos.

«Todos los demás estaban de gira internacional y tenían una dirección, un sello, agentes de reservas», dice Bentham, que es efervescente en la conversación y posee un ingenio seco y autocrítico. “No teníamos nada. Básicamente, estábamos rebotando por el sur de Ontario como un montón de tontos «.

Si bien los medios de comunicación se mostraban apáticos, el público no era mucho mejor. «Estaba sentado en el [travelling punk festival] Tour deformado [in 2015], tocando con bandas de mierda que estaban ejecutando todas las pistas, ni siquiera tocando sus instrumentos en el escenario ”, recuerda Bentham. “Pero estaban vendiendo merchandising por valor de diez mil dólares al día, mientras nuestra banda sacaba nuestra mierda para tocar para cuatro personas. Teníamos dos camisetas, nadie compraba ninguna de ellas y pensé que tal vez debería volver a la escuela «.

Al final, fueron «las sublimes alturas del rock’n’roll» las que mantuvieron viva su voluntad, junto con un montón de trabajo duro. Habiendo resistido trabajar con un sello discográfico después de años de que le ofrecieran «contratos basura» («Pensé que todo el mundo estaba tratando de fastidiarnos», admite Bentham), la banda finalmente decidió firmar con Dine Alone Records para completar su álbum debut. Poder superior de 2016.

Pronto su suerte comenzó a cambiar. En 2017 abrieron para sus héroes de la infancia The Who en Quebec, luego ganaron el Grupo Revelación del Año en los prestigiosos premios de música Juno de Canadá.

“Aprendimos muchas lecciones por las malas, eso es seguro”, dice Bentham, quien nos habla por Zoom, rodeado de plantas en su nuevo piso. «Una de las cosas en las que realmente creo es [that] la vida se trata de un esfuerzo constante y persistente «.

Vestido con una sudadera con capucha negra, su cabello rubio decolorado rozando su frente, el líder luce conspicuo, incluso sin las extravagantes camisas con lentejuelas personalizadas y con incrustaciones de tachuelas que es conocido por usar en el escenario.

A principios de marzo del año pasado, después de haber pasado un año y medio perfeccionando las canciones que compondrían Fuck Art, la banda se reservó tres semanas en los Union Studios de Toronto, voló con John Goodmanson, el productor con sede en Seattle que trabajó en su Master Volume del álbum 2018, y dejó las partes de batería y bajo en cuatro días. Entonces la realidad de COVID-19 golpeó el ventilador.

«[Goodmanson] se volvió hacia mí y me dijo: ‘Están cerrando la frontera entre Estados Unidos y Canadá, tengo que irme ahora’ ”, recuerda Bentham.

Con su productor fuera, la banda tenía dos opciones: hacerse cargo de la producción del disco por sí mismos o poner todo en pausa. «Yo estaba como, al diablo con eso», continúa Bentham. «Preferiría grabar esto en la espalda de un yak o en un contestador automático que detenerme».

Pero sus desafíos no terminaron ahí. A medida que los casos de COVID continuaron aumentando, se anunció un estado de emergencia en Ontario, dejando a Bentham, ayudado por el ingeniero Darren McGill, con solo 48 horas para grabar las guitarras del álbum antes de que el estudio fuera cerrado. Mientras el resto de la banda se quedaba en casa, la pareja trabajó en dos frenéticos períodos de 16 horas, pasando tres horas en cada canción antes de pasar a la siguiente.

“Nunca antes había experimentado ese nivel de fatiga mental y física en mi vida”, dice Bentham. “Cuando terminamos, faltaban diez minutos para la medianoche. Todo lo que habíamos consumido fue una caja de agua con gas, algunas tazas de café y cuatro bolsitas de pizza. Manejé a casa. Yo era el único coche en la carretera. Y estaba llorando, estaba tan feliz «.

La forma directa en que se preparó el álbum ha resultado en el disco más tenso y urgente de la banda hasta el momento. A pesar de su alegría, hay desesperación burbujeando a través del acelerador de metal completo de Doom Boy y Ride Or Die.

Líricamente, también, algunos de los temas del nuevo disco están golpeando más fuerte. Este año [we did this interview in December 2020] la banda cumplió 30 años, y es un hito que claramente ha estado pesando en la mente de Bentham.

«Hay ciertas expectativas a esta edad ahora», dice riendo. “La mayoría de mis amigos no están en el rock’n’roll. Son como, ‘Estoy tratando de conseguir este asiento para bebé en este KIA’, y simplemente no estoy allí en absoluto. Estoy tratando de averiguar cómo puedo colar una cerveza en la iglesia la noche de Navidad «.

Puede parecer que está continuamente involucrado en una batalla entre abrazar y luchar contra el proceso de envejecimiento, pero Bentham insiste en que el álbum se trata más de encontrar la felicidad mirando hacia adelante que hacia atrás, y que estos desamparados de una sola vez tienen mucho que agradecer. .

“Por eso lo llamamos Fuck Art”, dice. “Incluso mi abuela enojada y senil no podía decirlo sin sonreír. Y eso es lo que en última instancia estamos tratando de hacer aquí: traer alegría con grandes cantidades de volumen, palabrotas y comentarios «.

Fuck Art de The Dirty Nil ya está disponible.