Los musulmanes se manifiestan contra la brutalidad policial y la injusticia racial en Brooklyn. John Lamparski / NurPhoto a través de .

El asesinato de George Floyd tuvo lugar a las puertas de la América musulmana.

Fue asesinado frente a Cup Foods, una tienda propiedad de un musulmán árabe estadounidense, cuyo empleado adolescente, también musulmán, había informado anteriormente a la policía que Floyd intentó usar un billete falsificado de $ 20 para comprar cigarrillos.

Los negocios musulmanes estadounidenses son comunes en áreas de bajos ingresos, como la parte de Minneapolis donde Floyd murió después de que un oficial de policía se arrodilló en su cuello. Y como ha señalado el escritor Moustafa Bayoumi, esto coloca a las tiendas en una posición precaria, atendiendo a la comunidad y al mismo tiempo obligado a denunciar los delitos a la policía, a veces bajo la amenaza de cerrarlos si no cumplen.

La gente se arrodilla y reza afuera de Cup Foods en Minneapolis. Kerem Yucel / . a través de .

Como erudito musulmán del Islam que ha escrito sobre el papel de los musulmanes en la creación de los Estados Unidos, reconozco que las circunstancias de la muerte de Floyd insinúan la proximidad y la compleja relación que las diferentes secciones de la comunidad musulmana de Estados Unidos tienen con la policía y con el movimiento Black Lives Matter.

“Muy a menudo en silencio”

Desde el asesinato de Floyd, los musulmanes estadounidenses se han mostrado solidarios con el movimiento Black Lives Matter.

Mahmoud Abumayyaleh, el dueño de Cup Foods, ha dicho que la tienda ya no llamará a la policía por los clientes. A nivel nacional, ha habido numerosas declaraciones de grupos como el Consejo de Asuntos Públicos Musulmanes, el Consejo de Relaciones Islámicas Americanas y la Institución Musulmana Estadounidense.

Un anuncio conjunto de más de 35 grupos nacionales musulmanes de derechos civiles y de fe y más de 60 grupos regionales señaló que los negros fueron “a menudo marginados” dentro de la comunidad musulmana en general. Continuó: “Y cuando son víctimas de la violencia policial, los musulmanes no negros a menudo callan, lo que lleva a la complicidad”.

[Get the best of The Conversation, every weekend. Sign up for our weekly newsletter.]

Ha habido musulmanes en Estados Unidos durante casi 500 años. Estevanico el Moro fue traído como esclavo de lo que ahora es Florida en 1528 y es conmemorado en el monumento de la historia afroamericana de Texas como el primer africano en ingresar a Texas. Al menos el 10% de los esclavos traídos de África occidental eran musulmanes, y el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana cuenta algunas de sus historias como parte de su colección.

La historia continua

Pero, muchos afroamericanos llegaron al Islam más tarde a través de la Nación del Islam, que tejió un elemento nacionalista negro en su fe.

Hablando

Los musulmanes negros desempeñaron un papel crucial en el movimiento de derechos civiles de los EE. UU. Incluso hoy, las citas e imágenes del activista por los derechos civiles Malcolm X, quien se convirtió al Islam sunita en 1964 después de abandonar la Nación del Islam, siguen siendo potentes en las protestas actuales.

Mientras tanto, Muhammad Ali, quien en algún momento fue quizás el musulmán más reconocible del mundo, ganó fama tanto por sus posturas políticas como por su destreza en el boxeo. Ali abrió el camino para otros atletas musulmanes estadounidenses que han presionado por un cambio social, incluido el gran Kareem Abdul-Jabbar de la NBA, quien participó en las discusiones del Proyecto Olímpico de Derechos Humanos para que los atletas negros boicoteen los juegos de 1968.

Y 20 años antes de Colin Kaepernick, el jugador de la NBA Mahmoud Abdul-Rauf se negó a representar el himno nacional mientras jugaba para los Denver Nuggets debido a su “conciencia musulmana”. Las encuestas muestran que muchas de estas protestas fueron recibidas con desdén por la mayoría de los estadounidenses blancos.

Mahmoud Abdul-Rauf inclina la cabeza en oración mientras canta el himno nacional. Eric Chu / . a través de .

Hoy, al menos el 20% de los musulmanes en los Estados Unidos son afroamericanos. Pero a partir de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1965, ha habido un crecimiento de inmigrantes musulmanes que vienen a Estados Unidos.

Si bien aumenta el número general de musulmanes en EE. UU., La inmigración ha creado una línea divisoria en la comunidad musulmana estadounidense, entre musulmanes con una herencia estadounidense que se remonta a generaciones y recién llegados. Los musulmanes inmigrantes a menudo asumieron que los musulmanes inmigrantes sabían más sobre el Islam, ya que provenían de países de mayoría musulmana, por lo que se les dio más autoridad en las organizaciones musulmanas y como líderes islámicos.

También construyeron mezquitas que servían a sus propias comunidades étnicas, con comunidades musulmanas inmigrantes que a menudo adoraban por separado de los musulmanes afroamericanos.

También hay una división en el estado económico de los musulmanes estadounidenses. Según el Pew Forum, el 24% de los musulmanes estadounidenses tienen un ingreso anual superior a los US $ 100,000, mientras que el 40% tiene un ingreso inferior a los $ 30,000. Muchos de los que son ricos, como el multimillonario Shahid Khan, un inmigrante de Pakistán que ahora posee los Jaguares de Jacksonville de la NFL, son de comunidades musulmanas inmigrantes.

Policía y protestas

La intersección de la identidad racial, de clase y nacional significa que las opiniones varían sobre cuestiones como la policía, las protestas y la discriminación. Una encuesta de 2019 encontró que el 92% de los musulmanes negros cree que hay mucha discriminación contra las personas negras, en comparación con el 66% de los musulmanes no negros.

Los musulmanes no inmigrantes tienen más probabilidades de haber vivido la historia de los Estados Unidos, incluido el injusto legado de la esclavitud. Como estadounidenses, también se les enseñó desde el principio y, a menudo, que el derecho a protestar está protegido por la Constitución.

Los musulmanes inmigrantes pueden tener una experiencia muy diferente con la protesta si provienen de un país donde la disidencia puede conducir a la prisión o la muerte. También pueden ser más cautelosos de ser vistos como “antiamericanos”. Los inmigrantes musulmanes expresaron más orgullo en ser estadounidenses que los musulmanes negros nacidos en los Estados Unidos, en una encuesta de Pew en 2017.

Ambas comunidades, sin embargo, comparten una historia complicada de aplicación de la ley de los EE. UU. Para los afroamericanos, la violencia policial se remonta a la esclavitud. Desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, la policía en ciudades como Los Ángeles y Nueva York ha intentado infiltrarse y vigilar a los musulmanes estadounidenses.

Al prometer dejar de llamar a la policía a sus clientes, Cup Foods, de propiedad musulmana, en Minneapolis se solidariza con la comunidad mayoritariamente negra a la que sirve. De manera similar, la búsqueda del alma que siguió al asesinato de Floyd brinda una oportunidad para que los musulmanes estadounidenses de todos los orígenes se unan y se pongan del lado de los oprimidos, muchos de los cuales comparten su fe.

Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation, un sitio de noticias sin fines de lucro dedicado a compartir ideas de expertos académicos.

Lee mas:

Amir Hussain no trabaja, consulta, posee acciones ni recibe fondos de ninguna compañía u organización que se beneficiaría de este artículo, y no ha revelado afiliaciones relevantes más allá de su nombramiento académico.