El Parlamento de Pakistán aprobó un proyecto de ley destinado a lograr un mayor control y transparencia en el registro y las regulaciones de las sociedades cooperativas para controlar el financiamiento del terrorismo como parte de los esfuerzos del país para escapar de la lista negra del organismo de control mundial del lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

El Grupo de Trabajo de Acción Financiera con sede en París puso a Pakistán en la lista gris en junio de 2018 y le pidió a Islamabad que implementara un plan de acción para evitar ser incluido en la lista negra.

El proyecto de ley de sociedades cooperativas (enmienda) de 2020 se presentó en la Asamblea Nacional el lunes.

La cámara baja suspendió las reglas para aprobar el proyecto de ley sin enviarlo al comité permanente correspondiente. El proyecto de ley modificará la Ley de Sociedades Cooperativas de 1925.

La Asamblea Nacional también adoptó mociones, buscando remitir dos proyectos de ley relacionados con las duras condiciones establecidas por el GAFI, que fueron aprobados por la cámara baja pero rechazados por la cámara alta el mes pasado, a la sesión conjunta del Parlamento para su consideración y aprobación.

El proyecto de ley contra el blanqueo de capitales (segunda enmienda) y el proyecto de ley de propiedades de Waqf del Territorio de la Capital Islamabad (ICT) fueron rechazados por el Senado de Pakistán, dominado por la oposición, el mes pasado, poniendo en peligro los esfuerzos del gobierno para escapar de ser incluido en la lista negra por el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo a nivel mundial. perro guardián.

La medida provocó una fuerte reacción del primer ministro Imran Khan, quien acusó a los líderes de la oposición de intentar salvar su dinero ilegal.

Las legislaciones fueron parte de los esfuerzos de Pakistán para pasar de la lista gris del GAFI a la lista blanca.

El GAFI puso a Pakistán en la lista gris en junio de 2018 y le pidió a Islamabad que implementara un plan de acción para fines de 2019, pero el plazo se extendió más tarde debido a la pandemia de COVID-19.